Acepto cookies de este sitio

Usamos cookies para que nos ayuden a mejorar este sitio web. Para saber más sobre los cookies que usamos, consultar nuestra Política de Cookies. Si usted continúa sin cambiar su configuración de cookies, usted consiente esta utilización pero si así lo desea, usted puede acceder a nuestra Política de Cookies para hallar información sobre como eliminar los cookies cambiando su configuración.

Introducción
Programa LTPD
Evaluación funcional
Adaptación anatómica
Demandas del Juego
Acondicionamiento para el Rugby
Periodización en el Rugby
Contenido
Preguntas

Introducción

La Evaluación funcional es un método eficaz para observar los desequilibrios en los movimientos de un jugador (Cook y colaboradores, 2010). Cuando decimos funcional, queremos significar un movimiento que sea comúnmente usado en la actividad física y el deporte. Por ejemplo, tomemos la sentadilla. La sentadilla es un movimiento común usado diariamente por todas las personas activas. El patrón de movimiento de la sentadilla ocurre cuando nos sentamos, nos paramos de una posición de sentado o nos agachamos para levantar un objeto. Los jugadores de Rugby hacen la sentadilla frecuentemente durante los entrenamientos, prácticas y durante el juego. Observar que los jugadores realizan una forma de sentadilla cuando se preparan para formar un scrum, los jugadores usan un patrón de sentadilla cuando se preparan para saltar en un lineout, los jugadores usan una forma de sentadilla cuando empujan a un oponente hacia atrás en un tackle. La sentadilla y la sentadilla frontal y las variaciones de este movimiento funcional son elementales en los programas de entrenamiento de resistencia de los jugadores. La sentadilla, se puede decir, es un modelo de movimiento ‘funcional’ común en el juego del Rugby.

Usando el patrón de movimiento sentadilla, podemos observar la preferencia del jugador por el movimiento. Esto a su vez puede indicarnos los desequilibrios en términos de tensión y debilidades de los músculos que puedan existir al completar ese movimiento (Cook y colaboradores, 2010, NASMI, 2009). Este es nuestro punto de partida, para decirlo de alguna manera, y en esta sección describiremos cómo llevar a cabo una simple Sentadilla de arranque. Nuestro objetivo aquí es ayudar al coach a observar posibles zonas de desequilibrio que puedan llevar a un programa de entrenamiento más personalizado para el jugador de modo que adquiera más estabilidad y movilidad mediante este muy común patrón de movimiento (Gilligan y colaboradores, 2005).

A los efectos de llevar a cabo una Evaluación funcional de un jugador o de un grupo de jugadores, es importante que el coach planifique la sesión de evaluación.